domingo, 3 de febrero de 2013

a veces

a veces cuando el teléfono no dejar de sonar, me imagino
un beso tuyo
tus uñas tus cenizas
tus cabellos y tu amor

la inútil y melódica esperanza que me atraviesa con un enorme frenesí y descontrol

te extraño