miércoles, 11 de enero de 2012

Good Bye 2011

A este dos mil once que, ya me dio besito y se despidió triste, le dejé para la soledad un abrigo antibalas y mi silencio. 

Será que la fuerza de la costumbre, ha sido sustituida por otros vicios, que poco a poco llegarán a ser mejor catalogados. 

Admito con absoluta certeza que se ha llevado lo necesario.

Tengo ganas de amar.

Amar bien.