lunes, 24 de octubre de 2011

Hoy he vuelto a ver su rostro sollozar debajo del árbol que la vio morir, ya no puedo cantarle en las mañanas, me he quedado sin voz al notarla taciturna en el otro lado del espejo.