domingo, 3 de febrero de 2013

a veces

a veces cuando el teléfono no dejar de sonar, 
me imagino un beso tuyo
tus uñas tus cenizas
tus cabellos y tu amor

la inútil y melódica esperanza que me atraviesa con un enorme frenesí y descontrol
te extraño

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. arnoldo montufar canahuamiércoles, noviembre 23, 2016

    deshidratación y colores no muy bien comunicados a rincones para los ensayos clínicos,

    ResponderEliminar

Retrato

Tengo  una vida que es pensada una mente que es nuestro lugar de afecto Coartada suficiente para secar mis ojos oceánicos todas las maña...