jueves, 19 de julio de 2012

Los ojos de Julio me miran todas las noches y atemorizan mis ganas de escribir desmesuradamente.
Mis piernas están más flexibles que nunca.
Me sorprende caminar y fijar un cuadro directo al paralelo.
Hacerte el amor ha hecho posible que mis movimientos cada vez sean más sueltos y naturales, no solo se juegan entre sí, sino que se desprenden hacia otros hemisferios externos a su razón.
Te siento y te presiento cerca,

no te dejo nunca.



Retrato

Tengo  una vida que es pensada una mente que es nuestro lugar de afecto Coartada suficiente para secar mis ojos oceánicos todas las maña...